Entre occipital, parietales y temporales


Cuando percibimos un color. 
Calibramos nuestro organismo para que todo lo que representa ese matiz se envuelva con nuestras circunstancias. 
Por qué elijo el rojo, vivo y duro al mismo tiempo como la revelación que alberga mi interior; cuando escojo el verde, porque aunque nunca veo una salida llevo siempre conmigo un instante de fortuna, para no decaer, para no rendirme.

La calibración de nosotros mismos no es cualquier cosa. No es lo que se predice o controla, sino que es algo automatizado. Quiero decir, que una vez algo se introduce, y traspasa el umbral de nuestra propia indiferencia para llegar hasta nuestros sentidos, comienza el programa. Se crean carpetas nuevas, se abren antiguas, se mezclan, chocan, revuelven, hasta crear un documento llamado informe.
Mi mente informa absolutamente todo, y me lo informa a mi.

Todo se informa y existen muchas maneras de informar.
Las hay rápidas y limpias, las que no remueven mucho carpetas antiguas, y las hay como la mia, que se amontonan por millares en la biblioteca de lo imprescindible (para esta cabeza mal enseñada que todo lo guarda con recelo), donde nueva informacion que llega es un continuo devenir de documentos. Ida-vuelta por donde pasa, como una ráfaga de aire que irrumpe deliberadamente contra miles de hojas blancas dentro de una sala vacía. Luego, después de largo rato se para, relativamente, guardado una ligera brisa, para airear, pienso yo, erróneamente.

Texto Silvana Tarantino

2 Comentarios. Escribe tu comentario:

  • Eliana Pires says:
    4 de julio de 2011, 11:19

    Silavaanaaaa,
    Esperaba la actualización de tu blog :) ahora en vacaciones, a ver si escribes más a menudo,...que la playa te inspire!!
    Y de nuevo te refieres a ti como una máquina q se calibra, que se programa automaticamente....
    Me encanta la referencia anatómica a las estructuras óseas q conforman el cráneo!!!! Al final, son ellas q encierran esa sustancia blanca y gris a que llamamos cerebro, la cual comanda escrupulosamente todas nuestras acciones, emociones y sentimientos. Ya veo q tu mente sigue como terra de nadie, poblada de varias entidades que se pelean, todas y cada una, por un protagonismo q tu misma tienes dificultad para identificar. Pueden asomarse, llegar, convencer, desilusionar, transformar o ser estrictamente indiferentes y pasan sin dejar roce....pero son lo que producen en ti.
    Y uno piensa que "lo tiene todo controlado y alguien dijo no, no, no, no"...a veces es mejor no pensar tanto y dejar fluir, como el agua q transborda bajo el puente, tan segura d q nunca más volverá a cruzarla.

  • Silvana Tarantino says:
    24 de julio de 2011, 9:18

    Me encanta lo bien que escribes Eli...y encima siendo portugués tu lengua. Me alucinas!

Labels